El Servicio Jesuita a Refugiados apoya nuevas medidas en los sistemas de asilo y refugio de los Estados Unidos

02 March 2021

Related: Incidencia

El Servicio Jesuita a Refugiados apoya al presidente Biden por firmar una serie de órdenes ejecutivas con las cuales inicia el proceso de restauración y reconstrucción de los sistemas de refugio y asilo de Los Estados Unidos; panorama esperanzador especialmente para la población desplazada de nuestro propio hemisferio. Estos pasos son consecuencia de otras acciones adoptadas por el presidente Biden desde su primer día en el cargo. 

“El daño causado a los sistemas estadounidenses de refugio y asilo en los últimos años ha sido significativo. Acogemos con esperanza la prioridad y énfasis que ha dado la Administración Biden a estos temas y los alentamos a tomar medidas rápidas para abordar políticas que han causado profundos perjuicios a quienes buscan seguridad y protección”, señaló Giulia McPherson, Directora de Defensa y Operaciones de JRS/USA.

Las medidas tomadas por el Presidente Biden hoy incluyen:

  • Ordenar una revisión de los Protocolos de Protección al Migrante (MPP) y considerar una estrategia escalonada para la entrada de quienes aún esperan en México, luego de la paralización de nuevas inscripciones previamente anunciada por la Administración.
  • Establecer un grupo de trabajo para reunificar a las familias separadas en la frontera entre Estados Unidos y México y revocar la Orden Ejecutiva de la Administración Trump que justificaba separar a los niños de sus padres.
  • Ordenar una revisión del Título 42, una política que dio lugar al cierre de las fronteras de los Estados Unidos a los solicitantes de asilo en respuesta a la pandemia COVID-19.
  • Desarrollar una estrategia que aborde las causas estructurales de la migración a lo largo del hemisferio occidental, incluida la inseguridad, la violencia y la crisis económica.
  • Colaborar con socios regionales para fortalecer la capacidad de proporcionar protección y oportunidades a los solicitantes de asilo y migrantes más cerca de su país.
  • Garantizar que los refugiados centroamericanos y los solicitantes de asilo tengan acceso a vías regulares a los Estados Unidos, incluida la reactivación del programa de menores centroamericanos[1].  

 

Si bien son importantes, estas acciones sólo comienzan a abordar los desafíos actuales en el acceso al asilo y la protección, incluida la seguridad y el bienestar de las personas ya inscritas en MPP y actualmente asentadas en México. Los Estados Unidos deben ofrecer también más protección a quienes huyen de la violencia, la persecución y los conflictos, buscando reconstruir sus vidas y crear un futuro para ellos y sus familias.

“Estados Unidos puede liderar una política migratoria integral y proteger los derechos humanos de las personas desplazadas forzosamente y los refugiados en la región de las Américas. Todo el continente se enfrenta a profundos desafíos de migración forzada, que requieren cambios democráticos en los países de origen y un mayor apoyo a la cooperación en los países de tránsito y destino”, dijo Monica Gomez, Oficial de Incidencia del JRS America Latina y el Caribe.

Hacemos un llamado a la Administración Biden y a los gobiernos de toda la región, para que construyan conjuntamente con las poblaciones afectadas y la sociedad civil, y así poder desarrollar soluciones a estos desafíos críticos. Sólo juntos podremos idear un plan a largo plazo, sostenible, para un cambio real.

 

Leer versión en inglés

 

[1] El programa de Menores Centroamericanos permite a los menores de El Salvador, Guatemala y Honduras la oportunidad de ser considerados, mientras aún están en su país de origen, para el reasentamiento de refugiados en los Estados Unidos.