Encuentro Binacional de Provinciales: Los colores de la hermandad

04 February 2020

Mujeres de la comunidad del cantón Mira realizando un mural por la hospitalidad, la acogida y la interculturalidad

Este 27 y 28 de enero se llevó a cabo el Encuentro Binacional de Provinciales, Colombia – Ecuador y equipos nacionales y regional del Servicio Jesuita a Refugiados – JRS en Tulcán, Ecuador.

La agenda desarrollada para este evento incluyó diferentes momentos de construcción colectiva, y reflexión con el objetivo de reconocer las comprensiones sobre los efectos humanitarios de orden binacional que afectan a personas migrantes forzadas, desplazadas y refugiadas en la zona, así mismo reflexionar sobre los elementos que podrían fortalecer y mejorar la apuesta por el trabajo binacional del JRS en la región fronteriza.

En el evento participaron los Provinciales de la Compañía de Jesús de Colombia y Ecuador, el Director del Servicio Jesuita a Refugiados Latinoamérica y el Caribe, los Directores de Colombia y Ecuador y los equipos del JRS que trabajan en frontera.

“Nos hemos reunido en Tulcán, para poder reafirmar nuestro compromiso por las personas que han sido desplazadas por la violencia o personas que han tenido que dejan su territorio en condiciones forzadas; luchamos para que estas personas puedan encontrar un nuevo territorio donde establecerse, donde ser acogidos, donde poder conseguir trabajo, y donde rehacer sus vidas”.  Carlos Eduardo Correa – Provincial Colombia

En el marco del encuentro también se realizó un diálogo ampliado con otras obras eclesiales, organizaciones de sociedad civil y entidades del Estado entre las que se encontraron Cáritas, ACNUR, Misión Scalabriniana, Defensoría del Pueblo y GIZ. Allí se afirmó la importancia de llevar procesos binacionales de atención y fortalecer el trabajo en red como organizaciones humanitarias.

Cabe recordar que, en el mes de agosto de 2019, se declaró calamidad pública en Ipiales, debido al alto flujo de migrantes en la frontera colombo -ecuatoriana, se estima que   más de 10.000 venezolanos llegaron a Ecuador el fin de semana antes de que entrara en vigor la exigencia de una visa humanitaria.

Nos sigue preocupando la situación humanitaria en la región, especialmente generada por el escalamiento del conflicto armado en Colombia, la violencia contra líderes y defensores de DDHH y comunidades, que sigue desplazando de manera forzada a colombianos hacia el Ecuador, así como las personas refugiadas que provienen de Venezuela, los africanos que también cruzan por estas fronteras y por Colombia, buscando a Centroamérica, es decir estamos en un momento complejo de situación de crisis humanitaria y necesidades de que los estados puedan fortalecer los sistemas  de protección de derechos, de garantizar mínimas condiciones” Oscar Calderón, Director del Servicio Jesuita a Refugiados Latinoamérica y el Caribe.

El Servicio Jesuita a Refugiados ha venido sosteniendo un trabajo articulado en la frontera colombo-ecuatoriana desde hace algunos años, trabajo que tiene una aspiración a la implementación de acciones binacionales de protección a refugiados, desplazados forzosos y migrantes forzados a través de nuestros equipos en terreno, ubicados en Nariño, Sucumbíos, Esmeraldas y Carchi.

“Luego de tener varios diálogos profundos, hemos avanzado en el planteamiento de una hoja de ruta para responder integralmente a los retos humanitarios y de defensa de los derechos básicos (identidad, nacionalidad y educación) para seguir acompañando, sirviendo y defendiendo a las personas que se encuentran en situación de movilidad humana forzada” Gustavo Calderón – Provincial Ecuador

El cierre del Encuentro se realizó en el cantón Mira, provincia de Carchi, Ecuador, donde se construyó un mural colectivo “Los colores de la hermandad” con personas de Colombia, Ecuador y Venezuela, un acto simbólico por la hospitalidad, la acogida, la esperanza y la paz.

“Me parece una experiencia muy bonita conocer a hermanos ecuatorianos, hermanos colombianos y a mis mismos compañeros venezolanos porque estamos todos luchando y batallando por salir adelante” Noelia, participante de la actividad.